sábado, 26 de abril de 2008

Parabrisas



Leyendo, leyendo, paseando entre las letras electrónicas de confianza, me encontré de nuevo en territorio Luza. Me gusta pasearme por allí, disfrutar de la cadencia de sus palabras, de la sinceridad que leo en ellas, del cuidado que pone en cada uno de los textos que deja para disfrute de los que la visitamos. 

Pero en este caso fue más allá. Leer este texto me dejó la cabeza dando vueltas, saboreando la idea de la sorpresa errónea, el placer de un equívoco que nos recuerda que, a pesar de todos los pesares, seguimos amando, callando, gritando, seguimos escribiendo cartas de amor que aunque no sean para nosotros nos sacan de la inercia del día a día. Y pensando en ello, se me ocurrió que podría existir un personaje que recorriera las calles en busca de parabrisas a los cuales dejarles cartas de amor, con el único fin de darle un momento de magia al día de alguien desconocido.

Y esto lo pensaba mientras garabateaba a la de arriba en un rato de espera en un café.

Gracias, Luza.

Por cierto. Háganse un favor y visiten a las chicas de la columna derecha de este blog. Todas, cada una en su estilo, son como bocanadas de aire fresco.

4 comentarios:

pensamientovisible dijo...

Me gusta, me fascina el proyecto para dentro de dos semanas. Qué tal si intervenimos la ciudad? Tengo muchas cartas por entregar... y aún más por escribir.
Gracias por la flor en estos días de lluvia y duelo.

ComandanteA dijo...

Hagámoslo. Hagamos una especie de comando de las cartas de amor, que sean como flores de papel para los corazones urbanos apachurrados. Qué mejor remedio para la propia tristeza que tratar de aliviársela a un destinatario desconocido.

Ceteris Paribus dijo...

Me uno! Quiero enamorar los días lluviosos en esta ciudad.

splendid dijo...

womens handbag
womens handbag
fashion handbags
fashion handbag
handbags uk