miércoles, 29 de abril de 2009


Ya no vives en mi cuaderno. Una ola de tinta negra te sacó definitivamente de él. Ya es mi cuaderno y sólo mi cuaderno. Bienvenido, Sr. Pingüino.

2 comentarios:

la chica del siglo pasado dijo...

¡Qué bien!
¡Has vuelto!
Has hecho cosas tan increíbles... ¡felicidades!
Te quiero reteharto.

ComandanteA dijo...

Cervecita, muchas gracias por comentar! A veces me da la impresión de que esto es un paraje más desolado que el desierto de Graogramán... Pero me doy cuenta de que todavía hay quien se asome a estos rincones.
Te quiero mucho.